sábado, 6 de abril de 2013

Autor vs Actor

A raíz de la noticia de que un actor de 'Girls' dejará la serie de cara a la próxima temporada porque "no le gustaba la dirección que tomaban las cosas", ayer por la noche terminó surgiendo un interesante debate en Twitter, en el que estaba en minoría, y que me pareció interesante para explayar un poco mi opinión por aquí.

Para empezar dejar claro de a que tipo de obra me refiero, ya que hay series y series. Hay unas que se hacen entre muchos guionistas, con colaboraciones puntuales de otros guionistas, sugerencias de productores, cadenas, miembros del reparto, ... Pero yo de lo que hablo de es de esas series "autorales", en las que hay claramente definido un autor/creador que lo que está haciendo es intentar plasmar en pantalla SU obra. Llamémosle Matthew Weiner, David Simon, la propia Lena Dunham, o por parejas estilo Ricky Gervais-Stephen Merchant. Aunque obviamente dada la complejidad e inmensa labor que representa hacer una serie, necesiten tener a guionistas que les hagan parte del trabajo.



Básicamente lo que pienso, en ciertos casos como he dicho (partiendo que desde el minuto 1 la cadena da 100% vía libre al creador), es que la serie es una obra artística de su creador, y como cualquier escritor, pintor o escultor, hará con su obra lo que quiera.

Vale que hay casos como el del matrimonio King (showrunners de 'The Good Wife'), en los que el creador escucha la opinión de la crítica, la gente de la calle o miembros del reparto; y lo toman como una aportación valiosa de cosas a corregir de cara a futuras temporadas. Y muy posiblemente los espectadores lo agradezcamos valorando posteriormente el cambio como positivo.

En el otro extremo está David Simon y su famoso "Fuck the average viewer", en el que el creador está dispuesto a llegar hasta el final con la idea que tiene en mente para su obra sin importarle cual sea el feedback.

Centrándome ya en los actores en si, yo no llego a compartir el extremo que es Matthew Weiner en 'Mad Men', en el que si te descuidas les dice a los actores: "paso izquierdo, paso derecho, movimiento a la izquierda del brazo y giro de 30º de muñeca mientras pestañeas 2 veces cada 5 segundos". No, eso no. Los actores está bien que tengan cierta libertad para actuar y hacerse mejor con el personaje pudiendo aportarle detalles.

Lo que para nada estoy de acuerdo, y es el tema central del debate, es en que un actor se crea en el derecho de andar aportando ideas creativas para la trama y la dirección en que el personaje deba ir. Muchas veces creyéndose los actores que son "sus" personajes, cuando lo que son es los personajes del creador.

Si a un actor le das vela en el entierro, lo que siempre dirá es que su personaje debería tener más tramas, más minutos, más protagonismo,... Volviendo al caso inicial del actor de 'Girls', más que probablemente iría por ese camino. Siendo su personaje poco más que una mera herramienta para desarrollar al personaje verdaderamente importante de su trama, el cual es su pareja. Y ahora por su pataleta, el autor deberá modificar sus planes para acomodarlos a la salida del actor.

Resumiendo, un actor siempre tendrá un visión de la obra desde la óptica de su personaje y nunca una visión global. Podrá pensar lo que quiera sobre el personaje que interpreta, pero ese personaje pertenece siempre al creador que es quien está haciendo SU obra.

PD: Y conste que en ningún momento entro a valorar en si unas determinadas ideas de un actor, podrían ser mejores o no que las del creador. Porque esa no es la cuestión.

4 comentarios:

  1. Un debate interesantísimo, desde luego. Iba a contestar en Twitter pero es mejor hacerlo de este modo ya que uno se puede extender. Además lo leí por la mañana y pensé: bueno ahora no tiene mucho sentido seguir discutiendo. En cualquier caso...

    Yo lo que quería decir en Twitter sobre el comentario que hicisteis es que evidentemente debe haber diálogo entre creador-actor/es SIEMPRE, y que aportaciones puntuales deberían ser bienvenidas a mi modo de ver, ya que un rodaje sea de una película o de cualquier otro tipo es un trabajo en equipo y debe admitir colaboraciones, pero siempre y cuando no se acaben PISANDO EN EXCESO los terrenos de uno y otro. El director tiene su trabajo, el de sonido otro, el director artístico otro, los actores el suyo... tampoco es una cuestión de que todo el mundo pueda decidir TODO (que sí OPINAR).

    Y entrando en el caso de Girls que básicamente la discusión surgió a raíz de ello, sospecho que no debe ser fácil trabajar con Lena Dunham pero defiendo hasta cierto punto que la serie es SUYA y que las decisiones finales también lo deben ser. No sé hasta qué punto Lena sería flexible a la hora de recibir sugerencias y/o cambios de sus actores, pero lo que sí defiendo (a priori y sin estar presente en los rodajes de Girls) es que un actor tampoco debe llegar a creerse nadie por encima de otros y menos de la figura del director/creador de la serie. Que si tan poco le gusta ajo y agua (aunque suene mal), porque algunos tienen la mentalidad de que sin ellos el producto en cuestión NO es nada, y para nada es esto.

    Lo dicho, SUGERENCIAS E OPINIONES todas las que quieras, y un buen director/creador debería escucharlas siempre por muy autoral que sea la obra en cuesitón, llámese David Simon o Lena Dunham. Pero hasta cierto punto y sobre todo lo digo muy en relación al actor en cuestión, que como os digo los hay que se creen los Reyes del Mambo hasta el punto de: "Esto debería ser así e ir de este modo y mi personaje debería hacer tal cosa porque bajo mi juicio es lo que funcionaría, bla bla..." y sobre todo en una serie como GIRLS en la que el sello de Lena, la forma de pensar y de ver las cosas que tiene es tan puntal y tan definitorio de lo que es la esencia de la serie en sí... debería ser aún más importante lo que digo.

    Y bueno, el debate del ego de Lena Dunham del personaje que debe ser en realidad para mí es otro debate. Evidentemente no todos los actores son unos egolatras y todos los creadores son víctimas de ello. Ni todo lo contrario.

    ResponderEliminar
  2. Hay que distinguir también entre las demandas de más minutos, que ahí se debe más bien al ego del actor, que a la calidad de las líneas de diálogo que le dan. Porque el actor puede asumir perfectamente que su personaje es secundario, pero si ese personaje a su juicio deja de estar bien desarrollado también tiene el derecho de opinar. En cualquier caso, creo que aquí el problema es que Abbot se ha topado con un ego bastante intransigente.

    ResponderEliminar
  3. Creo que es difícil saber cuándo la fórmula de actor y autor va a funcionar, no siempre es igual, en el caso de Hello Ladies de Stupnitsky y Merchant, éste sale en la serie y creo que lo hace muy bien porque hasta su personaje tiene mucho de él y eso hace que se vea natural; es una serie de personajes raros en situaciones bizarras, queda bien.

    ResponderEliminar
  4. Parate en un escenario y después empeza a hablar

    ResponderEliminar